camiseta ajax baloncesto

Después de dos semanas dejó su trabajo por discrepancias precisamente con Van Basten, entonces entrenador. El 24 de marzo de 2016, el genio holandés exhaló su último suspiro en un hospital de Barcelona semanas antes de cumplir los 69 años. El 10 de marzo de 1999 recibió otro partido homenaje, esta vez por parte del Barça, agradeciéndole la considerada etapa del club más exitosa, después de su adiós a los banquillos en 1996. El partido se celebró en el Camp Nou, enfrentando a la plantilla oficial del Barça de aquel año, en la que destacaban Patrick Kluivert, Rivaldo, Luís Figo, Luis Enrique o Frank de Boer; y un Dream Team formado por antiguos jugadores de Cruyff como Zubizarreta, Ronald Koeman, Michael Laudrup, Iván de la Peña, Txiki Begiristain, Hristo Stoichkov y varios amigos invitados, como Éric Cantona o Joao Pinto. En marzo de 1924, en un partido de cuartos de final de la Copa del Rey que enfrentaba a los celestes contra el Athletic Club en el Campo de Coya, en la portada de Faro de Vigo el Celta viste una camiseta a rayas verticales, aunque al ser la fotografía en blanco y negro no se distinguen los colores. Pero el defensa más duro con el que se había topado Cruyff en su vida resultó ser infranqueable.

El peculiar carácter de Cruyff también se dejó ver en numerosas ocasiones a lo largo de su vida. En febrero, ajax camiseta Cruyff había emitido una declaración escrita sobre su batalla contra la enfermedad: «Tengo la sensación de que voy ganando 2-0 en la primera mitad de un partido que aún no ha terminado. Estoy seguro de que venceré al final». Todos ellos se encargaban de preparar las toallas de los jugadores del primer equipo en cada partido. Uno de los departamentos es el Bayern de Múnich II, que sirve principalmente de base para probar jugadores prometedores antes de ser promovidos para el equipo principal. Ganó tres títulos de forma consecutiva de la Liga Europa de la UEFA y batió varios récords, como ser el entrenador con más victorias de la historia del Sevilla, con más partidos disputados en Primera y en competición europea, y ser el entrenador con más trofeos de la Liga Europa de la UEFA igualado con Giovanni Trapattoni, entre otros récords. El sorteo le deparó el peor contrincante posible, el Real Madrid, vigente tricampeón de la competición.

El escudo actual se compone de un emblema azul celeste con dos letras «C» blancas (Club Celta), situado bajo la corona real y sobre la cruz de Santiago. Arístides Langone, el primer presidente, anteriormente ya había sido fundador y jugador de otro club de fútbol, el «Plate United F.C.». No descubrimos la penicilina si reiteramos, una vez más y las que hagan falta, que Johan Cruyff ha sido uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol, de los más elegantes, de los más desequilibrantes, de los más completos y un revolucionario total. Johan Cruyff regresó oficialmente al Ajax cuatro veces. Tal vez demasiadas. En verano de 1973, después de conducir al Ajax al triunfo en tres Copas de Europa consecutivas, decidió fichar por el Barcelona tras un encontronazo con la mayoría de sus compañeros del vestuario, que en una votación le arrebataron la capitanía del equipo para dársela a Keizer. Primero como jugador (1981-83) y luego como entrenador (1985-enero de 1988), ganando dos Copas neerlandesas y la Recopa de Europa en 1987 con un tanto de cabeza de Marco Van Basten. Hizo del cambio de ritmo un arte, era vertical y nada más que vertical, driblaba con suma elegancia en carrera o en parado, dominador de la bicicleta al iniciar un regate (en eso su compañero Keizer era otro maestro), pisaba el balón como nadie por detrás para cambiar de dirección y dejar sentado al defensa rival, utilizaba las dos piernas por igual, dominaba el juego aéreo tanto por su potencia de salto como por su perfecta técnica al rematar, combinaba con sus compañeros, asistía, bajaba a recibir el balón para subirlo él en persona y, naturalmente, goleaba y goleaba.

1966. El pretendido ascenso le resultó esquivo hasta la temporada 1968-69, año en el que consiguió el regreso a la categoría de oro, con Ignacio Eizaguirre en el banquillo y el gran capitán Manolo sobre el terreno de juego. Fuera de Éibar, sin embargo la SD Eibar carecía prácticamente de seguidores, aunque era contemplado en general con simpatía por el resto de aficionados vascos que veían en el equipo eibarrés al «hermano pequeño» que competía en categorías inferiores contra equipos mucho más poderosos. Dos meses antes de la llegada de Rinus Michels al Ajax, en enero de 1965, su predecesor en el banquillo, el inglés Vic Buckingham, ajax equipacion dio la alternativa en el primer equipo a un joven de 17 años que causaba furor en las categorías inferiores desde que ingresó a los 10 años. Su ‘tío Henk’, un amigo de la familia que años después se convertiría en el segundo marido de la señora Cruyff, era el encargado del mantenimiento de las instalaciones y el niño le ayudaba en algunas tareas. Y no era delantero puro. Era el Clásico del morbo, con la presencia de Cruyff enfrente del Ajax con la camiseta del enemigo. Y Cruyff retrasa su posición, pide el balón, lo recoge y la orquesta ‘ajacied’ interpreta el Fútbol Total.